fullcargarecargas

Tu web sobre recarga celular

Archivar en la categoría “Consejos”

Consejos para cambiar de operadora móvil con la mejor tarifa

Elegir la tarifa que más se ajuste a su consumo real: Lo primero que ha de hacer es tener claro lo que necesita y lo que consume realmente.

Para saber cómo es su consumo puede monitorizarlo instalando apps gratuitas en su móvil como MyDataManager o 3G Watchdog, que le permitirán saber por ejemplo, si tiene más datos contratados de los que realmente consume.

Quizá no sea necesario cambiar de operador: Solemos pensar que lo mejor es cambiarse de compañía, pero es recomendable estar al tanto de las últimas ofertas de su operador, porque quizá lancen nuevas promociones que sean de su interés, debido a la guerra de precios que hay en el mercado.

Fíjese en la permanencia de la tarifa: Hecho habitual sobre todo si hay un terminal subvencionado por medio.

El cambio de tarifa debe solicitarlo de manera proactiva, no espere que su operadora se lo ofrezca.

Cosas a tener en cuenta si cambia de operadora: Asegurarse de que no tendrá penalización por incumplimiento del período de permanencia, aunque según sea la cuantía en ocasiones aún así compensa el cambio.

Por otro lado, la portabilidad siempre es gratuita y le permite mantener el número de teléfono.

Fomente el consumo inteligente: Ajuste sus hábitos de consumo a la tarifa que tenga contratada (horarios, tiempos de llamada…).

Conozca bien su tarifa: Si viaja al extranjero, tal vez sea más económico comprar una tarjeta SIM local que utilizar el roaming. También debe tener en cuenta el precio por minuto dependiendo del número al que llame o los precios de los SMS.

Comprar un móvil libre es más barato: Según los estudios realizados, comprar un smartphone financiado por una operadora suele ser hasta un 30% más caro que comprarlo libre.

El alto coste del roaming

roamingEstar conectado con el celular en el exterior ya es habitual, pero saber cuál es el costo por ello sigue siendo un poco difícil de entender.

Como ya apuntamos en un post anterior, el roaming permite usar el teléfono celular en otro país como si fuera el propio, con llamadas, mensajes y conexión a internet. Lo único que se requiere es que la operadora local tenga acuerdo con alguna del país al que vamos. Pero esté servicio roaming también tiene su parte mala: su elevado coste. Además, las llamadas y SMS se cobran en general tanto para el envío como para su recepción.

En comparación con otras regiones, como Europa, la penetración del roaming en América Latina es pequeña y está en su mayoría relacionada con el ámbito de los negocios. En América Latina hay alrededor de 500 acuerdos de roaming entre operadoras, cifra que va en aumento debido al incremento del consumo en este servicio, en el que por parte de los usuarios se pide una rebaja de las tarifas. En las últimas semanas hemos sabido que Argentina y Chile, por ejemplo, analizan regular las tarifas de roaming entre ambos países.

En el caso de Europa también han entrado en vigencia nuevas tarifas que ponen límite a lo que puede cobrarse por roaming en el continente, y que implicaron una reducción promedio del 17% el minuto de llamada recibida, y un 11% en el envío de un SMS. Así, el precio tope en la Unión Europea (sin incluir impuestos) es de 45 centavos de euro el megabyte de datos, 24 centavos de euro el minuto de llamada realizada, 7 centavos de euro el minuto de llamada recibida y 8 centavos de euro el envío de un SMS.

Aún así, los costos y servicios varían según la operadora y el tipo de clientes: prepago o pospago (con factura). Las empresas recomiendan antes de emprender un viaje, comprobar que la línea tenga el servicio roaming activo (suele estar por defecto), revisar la cobertura en el país de destino (se puede ver en la página web de las operadoras), verificar que la banda del equipo sea compatible con la de los operadores de destino y conocer las tarifas vigentes en el país que se visitará y los paquetes de servicios disponibles. En el caso de Blackberry hay planes especiales.

Roaming de datos

Con la llegada de los smartphones al mercado, la utilización de servicios de datos con  el roaming activo está creciendo, debido a la necesidad de estar conectados por negocios, ocio y por la popularidad de internet y las redes sociales hoy en día. Un costo que no todos pueden permitirse.

Los servicios de datos móviles se miden habitualmente en kilobytes (KB) o megabytes (MB). Os dejo aquí un ejemplo de los datos que suelen consumir las actividades que hacemos con el móvil. Son datos aproximados, ya que el tamaño de un archivo depende del tipo de datos, su calidad y longitud.

Roaming de datos

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los smartphones aprovecha cualquier conexión disponible para hacer de forma automática gran cantidad de tareas (descarga de contenido, revisar si hay versiones nuevas de un programa, subir fotos a Internet, etc.) y actualización de aplicaciones. Por ello, no debemos olvidarnos de desactivar la conexión de datos o, al menos, la sincronización automática de contenido. Algunos teléfonos también permiten discriminar entre la conexión de datos local y la de roaming.

Consejos para pagar de forma segura con el celular

Como os venimos contando en nuestro blog, los smartphones y dispositivos móviles se están convirtiendo en elementos a través de los cuales poder realizar pagos de productos y servicios, lo cual revolucionará la forma de realizar transacciones vía electrónica. Además, la banca móvil está en aumento gracias al aumento de instituciones financieras que ofrecen acceso a sus servicios a través de sitios web para móviles, aplicaciones y mensajes de texto.

¿Pero cómo de seguro es pagar con el celular? Para la realización de transacciones sin dinero en efectivo, el usuario debe establecer una cuenta y verificar su identidad, lo cual crea un rastro digital de información. De acuerdo con el último Informe sobre Amenazas a la Seguridad en Internet de Symantec, el malware móvil ha crecido un 58% en el último año, 32% del cual era para robar información (direcciones de correo electrónico y números telefónicos, principalmente).

Por esa razón, aquí van una serie de recomendaciones básicas de seguridad móvil para reducir significativamente estos riesgos:

– Si la plataforma de pago se encuentra dentro de un dispositivo móvil, establezca un código de acceso para bloquear el dispositivo en caso de que se le pierda o se lo roben.

– Utilizar únicamente los sitios web oficiales para transacciones bancarias. No responder los correos electrónicos o mensajes de texto por parte de instituciones financieras que nos pidan actualizar los datos bancarios.

– Si nos conectamos mediante una Wi-Fi pública, se debe revisar si la conexión es segura antes de hacer ninguna operación, ya que es más fácil que los atacantes rastreen la información del usuario si se accede a una red pública.

– Cuidado con lo que descarga. Es posible que las sesiones de banca móvil puedan verse amenazadas por medio de códigos realizados por otras aplicaciones descargadas.

– Se recomienda instalar un software de seguridad.

Las estimaciones son que para 2015 o 2016 los pagos electrónicos serán tan comunes como lo es hoy conectarse a Internet o hacer una llamada telefónica.

Cómo usar las tarjetas bancarias de forma correcta

tarjetas bancariasEl informe Tecnocom sobre Tendencias en Medios de Pago 2012 destaca que en los últimos cinco años en Latinoamérica, el número de tarjetas de crédito y débito no ha parado de crecer, desplazando poco a poco el pago en papel (efectivo y cheques) y generalizándose como medio de pago.

Estas tarjetas son uno de los productos bancarios que hay que emplear con más cuidado. Por eso, es conveniente que los titulares de una tarjeta tengan en cuenta una serie de cosas que les ayuden a que el producto les sea realmente útil.

Puntos a tener en cuenta a la hora de contratar una tarjeta:

– Tener cuidado con la letra pequeña.

– Saber cuáles son las formas de pago que ofrece: al contado, a crédito a fin de mes sin intereses o aplazamiento con o sin intereses.

– Saber de antemano cuál es el tipo de interés que vamos a pagar por el aplazamiento de una compra.

– Saber qué seguros vinculados posee la tarjeta, ya que en algunos casos su pérdida o su uso fraudulento puede que no sea cubierto.

Cómo usar bien la tarjeta:

– Nunca guardar nuestro PIN junto a la tarjeta, por si nos la roban o se pierde.

Cuando se pague en un establecimiento, intentar que siempre se pase la tarjeta por el TPV delante de nosotros, para evitar problemas con posibles clones que puedan realizar de nuestra tarjeta.

– Intentar usar cajeros con puerta de cierre, para evitar posibles robos o que alguien pueda ver nuestro PIN del cajero.

A la hora de realizar pagos de compras por Internet, realizarlas en webs que ofrezcan certificado de “Comercio Electrónico Seguro”. Por ejemplo, en nuestra web de venta de recargas online www.fullcargarecargas.com, puede encontrar el sello de seguridad de VeriSign, que certifica que la página cuenta con cifrado SSL y asegura a los clientes que el sitio web es auténtico, protegiendo sus tarjetas y el resto de información confidencial.

 

Tanto conocer nuestra tarjeta, como aprender comportamientos correctos de uso, deberá acompañarse de un control del importe que llevamos pagado a través de ella.

¿Qué smartphone o tablet elegir?

laptop-smartphone-tablet-netbookNecesitas un aparato portátil para trabajar, pero ante la amplitud de posibilidades de hoy en día ¿cuál es el que realmente te interesa comprar?

Tu elección dependerá básicamente de qué necesites hacer con el dispositivo móvil y dónde lo usarás. Quizá lo que realmente necesitas es una tablet grande… o una pequeña… o una netbook, o un híbrido celular/tablet…

Otro factor determinante es la compañía telefónica y las posibilidades del plan que incluye el dispositivo. Por ejemplo: si tu negocio requiere que viajes constantemente, lo recomendable es adquirir un plan con roaming, ya sea en formato de prepago o por tiempo indefinido.

Responder estas sencillas preguntas podría ayudarte a decidir qué clase de dispositivo puede satisfacer tus necesidades de trabajo:

1. ¿Cómo debe ser de portátil?
Si no sueles usar maletín para la computadora, probablemente te sea más cómodo un teléfono inteligente pequeño que puedas guardar en tu bolsillo. Sopesa varios modelos.

2. ¿Qué tanto necesitarás escribir?
Cuando tienes que escribir cualquier cosa más extensa que unas cuantas palabras, teclear en un smartphone puede ser lento y propiciar errores. Un teclado te resultará más útil. Entre las opciones que hay puedes adquirir una netbook o una laptop con teclado integrado, o un teclado que se conecte a tu teléfono celular vía Bluetooth o USB.

Antes de comprar un teclado, asegúrate de que sea compatible con tu dispositivo móvil. También piensa cómo harás para llevar y traer el teclado. Muchos modelos de fabricantes como Freedom Input (desde US$25) o Inland Products (desde US$15), se pliegan o enrollan de tal manera que caben fácilmente en un bolsillo o bolsa.

Si prefieres escribir notas a mano o necesitas dibujar o diseñar, la mayoría de las tablets son suficientemente grandes como para escribir con las yemas de los dedos. Algunos dispositivos, como el híbrido smartphone/tablet Samsung Galaxy Note, ofrecen la opción de utilizar un puntero.

3. ¿Cuánta batería necesitas?
La escasa duración de la batería es la gran desventaja de la mayoría de los dispositivos móviles.

Si con frecuencia te ocurre que no puedes recargar en un contacto eléctrico, toma en cuenta las alternativas en cuanto a baterías de repuesto antes de comprar. También podría convenirte un cargador que te permita recargar simultáneamente tu teléfono y la batería de repuesto al conectarlo. Los precios de un paquete de ese tipo pueden ir de US$25 a US$60. Otros accesorios, como el cargador para coche (que por lo general va de US$10 a US$40) o cualquiera de los productos de Mophie, que tienen baterías de repuesto para dispositivos móviles de Apple, también pueden resultar muy útiles.

4. ¿Vas a trabajar a la intemperie, bajo la luz del sol?
La mayoría de las pantallas de los dispositivos móviles son difíciles de ver a plena luz del día. Las pantallas Retina de los nuevos dispositivos Apple funcionan bien con la luz solar, y se especula que muy pronto los fabricantes de aparatos con sistema Android podrían lanzar dispositivos con pantallas similares.

5. ¿Vas a grabar audio, video o a tomar muchas fotos?
Si necesitas un dispositivo móvil para crear y no sólo para mostrar o reproducir contenido multimedia, entonces pon especial atención a la cámara integrada y al micrófono. No te vayas sólo por aquel que tenga la cámara con más megapixeles: revisa las reseñas sobre la óptica de la cámara y las características del procesamiento de imágenes.

También considera cómo quieres manipular el aparato cuando tomes fotos o grabes. Por ejemplo, la mayoría de las tablets incluyen cámara y toman video o fotos. Eso está bien si la empleas para hacer tomas estacionarias o chatear. Sin embargo, para captar acción en vivo o hacer paneos, los smartphones son, por lo general, más fáciles de manejar que las tablets.

Un dispositivo que tome fotos de alta calidad también requiere un video de alta calidad, pero primero analiza si necesitas video o fotos en alta definición. Estos últimos pueden ser archivos pesados y difíciles de compartir o trabajar en un teléfono. Si en efecto necesitas hacer tomas en HD, evalúa la posibilidad de conseguir una cámara pequeña además del smartphone.

Puesto que los micrófonos integrados en la mayoría de los teléfonos y tablets no sirven más que para grabar algunas notas de audio rápidas, piensa en adquirir otro que se le pueda conectar mediante una clavija. Un micrófono con clip que se pueda colgar de la camisa o el saco cuesta entre US$15 y $40. En el caso del iPhone o el iPad, también necesitarás un adaptador, que cuesta alrededor de US$25.

¿Comprarse un celular con o sin internet?

Si estás planteando cambiar de celular y, por el gasto que supone la compra del dispositivo, no sabes si coger uno con acceso a internet (smartphone), te enumero una lista de aspectos que puedes tener en cuenta para saber si te merece la pena:

1. Hablar sin pagar por los minutos de voz

La mayoría de los móviles de última generación que han aparecido en fechas recientes ya aceptan las redes LTE o 4G. Cuando esto sea generalizado, ¿qué sentido tendrá usar un móvil solo para llamar y pagar por minutos si desde un smartphone se podrá llamar por Internet gratis?

Y aunque es cierto que los smartphones son más caros que un celular normal, si nuestro pago mensual en llamadas es alto, esto se compensará.

Las operadoras cada vez son más conscientes de que no tendrá sentido cobrar en el futuro por tiempo de llamada. En cambio, será más efectivo cobrar tasas de consumo de datos o dar una tarifa plana a los clientes con un límite de gasto que baje el ancho de banda si se supera.

2. Utilizar el móvil como GPS

Si se dispone de conexión a Internet, también podrás usar el celular como servicio de geolocalización (servicio de mapas y GPS). Es una función muy útil como callejero para orientarse en las ciudades.

Esto ha generado servicios como Foursquare, que sirve para señalar sobre el mapa negocios y sitios de interés para el usuario y sus contactos.

3. Prescindir de los SMS y los MMS

Los mensajes SMS y MMS suponen un gasto añadido al precio de la voz. En los smartphones esto tiene solución gracias a programas de mensajería que funcionan de forma gratuita a través de la conectividad a la red de datos, como puede ser el más que conocido WhatsApp. Además, permiten también pasar vídeos y fotografías.

4. Ahorrarse el reproductor MP3

Muchas personas llevan un reproductor MP3. Un smartphone tiene la función de reproductor multimedia, lo que significa que, además de vídeos, es capaz de reproducir y almacenar música digital. De este modo, basta con pasarla al teléfono con un cable USB desde el ordenador, o comprarla en un servicio de Internet, para tener todo en un solo aparato.

5. Llevar la cámara de fotos y vídeo siempre encima

Lo mismo que sucede con el reproductor MP3, los smartphones también disponen de cámara de fotos y vídeo. Aunque no sean de una calidad óptima, ambos se pueden editar desde el propio móvil.

6. Consultar el correo electrónico cuando quieras desde el propio móvil

Si dispones de conexión a Internet en el móvil, puedes consultar el buzón de correo electrónico de forma muy cómoda, sin necesidad de disponer de un ordenador. Algo que resulta muy útil, especialmente cuando se está de viaje.

Consejos para aprovechar al máximo la batería de nuestro celular

¿Cómo hacer que la batería de mi celular dure más? Ésta es una de las preguntas que miles de usuarios nos hemos hecho alguna vez. En este post os indico una serie de prácticas para el uso eficiente del almacenamiento de energía en la batería, que harán que dure más tiempo.

Reduce el brillo de la pantalla y su tiempo en espera: La pantalla es lo que más batería consume. Lo mejor es reducir su brillo al mínimo o, por lo menos, tener activado el brillo automático.

También podemos poner un tiempo en espera más corto para que el móvil no tarde mucho tiempo en apagar la pantalla desde la última vez que la toquemos.

Desactiva las conexiones que no estés usando: Si no estamos haciendo uso del WiFi, Bluetooth, GPS o 3G es mejor tenerlos desactivados, ya que sino estarán consumiendo batería sin sentido.

El GPS aunque esté activado en la configuración, realmente se activará y empezará a consumir batería cuando alguna aplicación quiera saber nuestra posición exacta, como Google Maps o Foursquare, mostrando en la barra de estado el icono del GPS buscando señal. Si no nos interesa en ese momento saber nuestra geolocalización exacta es mejor desactivar el GPS.

El WiFi también sirve para saber nuestra posición con más precisión que usando sólo las redes móviles. No hace falta estar conectado a una red, tan sólo tenerlo activado para que busque las redes WiFi.

Configura la sincronización de las aplicaciones: La permanente sicronización de nuestras aplicaciones a Internet es otra de las cosas que puede reducir la batería. En este caso, lo mejor es intentar configurar el intervalo de actualización poniendo un tiempo más grande o directamente desactivarlo, sobre todo si no hay notificaciones y nada más ejecutar la aplicación los datos se actualizan. En las aplicaciones que usan el sistema de notificaciones Push no tienen este problema, ya que refrescan cuando saben que les ha llegado información nueva, no están comprobando todo el rato.

Usa el Modo avión: Si sabemos que vamos a estar durante bastante tiempo sin cobertura y sin conexión WiFi, podemos desactivarlo todo de golpe activando el Modo avión. Esta opción es muy útil si para dormir no queremos que nos molesten, o cuando nos hemos ido a un sitio con poca o nula cobertura, ya que el celular cuando busca cobertura gasta mucha batería. Aunque estemos en Modo avión, se puede activar el GPS si lo necesitamos.

Controla lo que consume cada aplicación: En algunos smartphones también puedes ver qué aplicaciones te están consumiendo más batería mediante el widget de Control de energía.

Apagar la Alarma de Vibración: consume mucha energía, es preferible limitarla solo a situaciones en las que sea indispensable.

Usa Protectores de Pantalla (Screensavers) sencillos: El uso de protectores de pantalla llamativos y complicados, con muchos colores y gráficos en movimiento, promueve un mayor consumo de energía que los protectores que muestran la hora o fecha.

Usa Ringtones Sencillos: Los Ringtones musicales y complejos (Alertas de Llamada Entrante) ponen a trabajar el procesador de tu teléfono, lo cual usa más carga de batería que las alertas convencionales y sencillas.

Mantener el Volumen de la Alerta de Llamada bajo: Para optimizar la vida de la batería, también es recomendable mantener el volumen tan bajo como las condiciones de ruido ambiental lo permitan, ya que por ejemplo no se necesita el mismo volumen dentro de una oficina que en una calle con tráfico.

Batería baja: Evita salir de casa con muy poca batería si sabes que vas a tardar en llegar. Pero si se da el caso de que ves que te estás quedando sin batería fuera de casa y que no vas a poder cargar el celular en poco tiempo, alargarás su duración poniendo en práctica algunos de los consejos que ya te he enumerado: brillo de la pantalla al mínimo, desactivando todas las conexiones, sincronización, datos y conectándote en 2G a las redes móviles. Si recibes muchas llamadas también puedes quitar la vibración. Con todo esto la batería durará un poco más.

Hora y lugar de uso: Los celulares consumen más batería cuando se usan en horas en que muchos usuarios utilizan la red. El lugar en que se use también puede influir, los equipos tienen un mayor consumo de energía cuando se usan en lugares con mucho “Ruido Eléctrico” como pueden ser un centro comercial o un edificio de oficinas en el que se usen muchos aparatos eléctricos al mismo tiempo.

Usa un dispositivo manos libres con cable: Los dispositivos Bluetooth ponen una carga extra al uso de la batería. Si usas un manos libres con cable, no solo ahorrarás carga en tu reserva, sino que tendrás un mejor sonido, sobre todo cuando les queda la mitad de carga.

Hablar en lugar de mandar e-mails: En el caso de tener un teléfono con capacidad de envío de correos, si tienes algo rápido que decir, es mejor hacer una llamada y dejar un mensaje en el correo de voz, que enviar un correo, la conexión de datos gasta de 3 a 4 veces más energía que una conexión de voz.

De todas ellas, cerrar las aplicaciones totalmente si no se van a usar y reducir el intervalo de actualización del navegador son las dos acciones que permiten el máximo ahorro. Pero como ves, hay muchas formas de ahorrar carga de batería y de usarla eficientemente. Lo importante es conocer nuestras verdaderas necesidades y las características de nuestro equipo.

5 Consejos para ahorrar data en tu celular

A la hora de comprar un Smartphone con internet, puedes optar por un plan ilimitado o limitado de datos, del cual dependerán los megabytes de que dispongas. Desde el más básico correo electrónico que envíes, la consulta de tus redes sociales, ver y escuchar vídeos…, todo ello consume megabytes.

Si tienes un plan limitado y no llevas el control de ese consumo de datos, es probable que al final de mes la conexión a internet te vaya muy lento, tras excederte del cupo que te ha fijado la compañía proveedora del servicio.

Por ello, aquí van unos consejos:

1. Conexión al Wi-Fi
Siempre que tengas disponible una red Wi-Fi, conéctate por esta vía en lugar de hacerlo mediante la conexión 3G o 4G de tu equipo. Y cuanto estés en la calle, te recomiendo desconectar algunas notificaciones como las de los correos electrónicos y Facebook. Estos servicios, por su constante actualización, agotan rápidamente no sólo la data, sino también la batería del teléfono.

2. Navegación por Internet
Debes navegar con mucho criterio, teniendo en cuenta el plan de servicio de datos al que estás suscrito, sobre todo si es limitado.

Las redes sociales, el chat, el correo electrónico, los periódicos online, el bajar y subir fotos, videos y música, la reproducción de archivos multimedia, el GPS, los juegos  y otras aplicaciones, consumen muchísima data. Lo más prudente es navegar con mesura por estos sitios cuando no estés conectado mediante Wi-Fi.

Sin embargo, de no tener a tu alcance una conexión pública, hay ciertos trucos de los que te puedes valer para ahorrar datos. Por ejemplo, para Twitter puedes emplear la aplicación TextOnly, que te permitirá cargar la página sin imágenes y ficheros. Para sitios de fotos como Twitpic o Flickr, utiliza un previsualizador de imágenes como el que traen los teléfonos Android, u otros como Link Image, Viewer Free, Movapic Previewer, Image Loader o Twimager.

3. Descarga de aplicaciones
Hay muchas aplicaciones para teléfonos inteligentes que utilizan streaming, las cuales permiten al mismo tiempo la descarga y ejecución de un archivo multimedia de audio o video. Gracias a esta tecnología podemos ver, por ejemplo, un clip en YouTube al mismo tiempo que se va descargando.

Por orden de mayor a menor, las aplicaciones que agotan más datos son las que trabajan con streaming para vídeo, videoconferencia y música, seguidas por las de fotos (si publicas cinco imágenes por día puedes agotar 100 megabytes), mapas, páginas de Internet con mucho contenido gráfico, redes sociales que se actualizan constantemente (Facebook, Twitter…).

4. Control de datos

Hay programas que te pueden ayudar a tener ese control del gasto de datos de tu plan telefónico:

–          3G Watchdog para Android: Esta aplicación lleva el control de la data que consumes en determinados períodos de tiempo y también permite bloquear subidas automáticas provenientes de Internet.

–          Power Meter, NetCounter, Credit Usage Plus Enabler o Data Counter: Aplicaciones con las que  también puedes ver cuántos megabytes has consumido y el número que te resta para agotar tu plan mensual.

–          My Data Manager: Aplicación que muestra en pantalla gráficos detallados del consumo de data por aplicaciones, diferenciando el gasto en  red 3G y en Wi-Fi. Esta forma de desglosar la cantidad de megabytes utilizados te ayudará a realizar un mejor manejo de tu celular.

5. Sincroniza el equipo y calcula la data
Si no estás conectado a un Wi-Fi, lo mejor es desactivar la sincronización automática de tu teléfono móvil para no gastar datos.

Además, es importante que conozcas la cifra aproximada de data que consumes en un mes, con la finalidad de seleccionar el mejor plan de todos los ofertados. Hay tablas para calcular los gastos, que en algunos casos puedes encontrar en las páginas Web de las empresas de telefonía celular. Se estima que:

–           un email solo texto gasta de 3 a 20 KB; con foto adjunta, 350 KB

–           un minuto de reproducción de música, 500 KB

–           una actualización con foto en tu red social, 500 KB

–          la descarga de una foto de alta resolución, 1 MB

–          un minuto de video con calidad de YouTube consume 2 megabytes

–          la descarga de una aplicación de un juego, de 3 MB a 4 MB.

Liberar el móvil

Los operadores de telefonía suelen bloquear los móviles para que solo se puedan realizar llamadas con ellos. Hasta ahora solían subvencionarlos, ya que al establecer un contrato de permanencia con los usuarios, les acababa saliendo rentable. Pero además, para asegurarse la fidelidad del cliente, aparte del contrato, las compañías utilizan un código de bloqueo electrónico para el teléfono, por lo que éste sólo acepta tarjetas de una compañía operadora.

Los clientes, a excepción de algunos modelos exclusivos, también pueden comprar los teléfonos libres, pero el precio en este caso puede suponer hasta diez veces más.

Los operadores están obligados a liberar los terminales que venden bloqueados una vez haya finalizado el período de permanencia firmado por el usuario, de forma que, si este lo desea, pueda usarlo con las tarjetas de otras compañías.

A falta de una legislación clara al respecto, las operadoras en los diferentes países definen sus propios términos en el contrato para liberar teléfonos móviles. Algunos ejemplos:

  • En España las operadoras ofrecen el código de desbloqueo de manera gratuita pasado un año desde el inicio del contrato. En el caso de Vodafone y Orange, no proporcionan el código hasta pasado este tiempo, ni gratuitamente ni pagando la liberación de la parte subvencionada del móvil. Movistar sí lo hace a cambio de cobrar una cantidad, que depende del modelo del teléfono y ronda los 30 euros. Aunque en los últimos días están apareciendo noticias sobre un cambio en el modelo de negocio que supondría dejar de vender móviles bloqueados.
  • En EE.UU., la operadora AT&T nunca libera los móviles, mientras que otros como Cingular lo pueden liberar tras 90 días.
  • En Reino Unido, los operadores pueden cobrar por liberar el móvil, incluso después de transcurrido el tiempo de permanencia del contrato.
  • Por el contrario, en Bélgica y Hong Kong la ley prohíbe vender móviles bloqueados, con lo que las operadoras tampoco los subvencionan y salen caros.
  • En Holanda pueden cobrar por liberarlos antes del primer año, pero deben ofrecer los códigos gratis una vez pasado el plazo.

¿Cómo se libera un móvil?

La mayoría de los teléfonos se pueden desbloquear con la introducción de un código. Para obtener este código se necesita facilitar el IMEI, la “matrícula” del teléfono, a la compañía operadora. El código IMEI es único para cada terminal y permite, entre otras cosas, desactivarlo o liberarlo.

El equipo necesario para desbloquearlo sin necesidad de obtener el código es muy caro si sólo se van a liberar unos pocos móviles, pero hay tiendas dedicadas a ello, en que se puede hacer por unos 10 euros.

Por otro lado, hoy en día también se pueden encontrar generadores de códigos en la web que permiten obtener la combinación necesaria a partir del IMEI del teléfono.

Una vez el usuario ha facilitado todos los datos necesarios para la liberación, recibirá un código de desbloqueo por correo postal, correo electrónico o SMS. Para poder utilizar dicho código, debe retirar la antigua tarjeta SIM del aparato e insertar una nueva. A continuación, el teléfono móvil mostrará un mensaje de error. Ahora podemos ya introducir el código de liberación. Pero atención: si se equivoca al introducir el código varias veces consecutivas, el teléfono móvil puede quedar bloqueado para siempre.

¿Liberar el móvil supone un ahorro?

La liberación de dispositivos, o adquirir uno sin permanencia, es una tendencia en auge, ya que a medio plazo permite al usuario ahorrar hasta unos 130 euros al año, un 24% de ahorro mensual.

Las ventajas de liberarlo no se ciñen únicamente para su uso habitual, sino que en ciertos momentos, como por ejemplo viajes al extranjero, pueden usarse con compañías locales para ahorrar en la factura y evitar el caro roaming.

Liberarlo y venderlo después, o incluso entregarlo al propio operador para renovarlo por otro, son otras formas de ahorrar.

 

Roaming: Utilizar el celular durante un viaje al extranjero

El roaming internacional es un servicio con el que poder usar el celular fuera de nuestro país. Todos los operadores de red móvil tienen acuerdos firmados con operadores móviles extranjeros que te permiten hacer y recibir llamadas y mensajes, al viajar a otro país.

Las llamadas y mensajes de texto pueden costar mucho más si usamos el celular en el extranjero, sobre todo si usamos servicios prepago (tarjeta). Lo que nos cobran y los servicios disponibles pueden variar dependiendo del país en el que nos encontremos.

Cómo hacer roaming ahorrando

Estudiar bien las alternativas que nos ofrece nuestro operador, ya que todos suelen tener una amplia gama de tarifas disponibles. Buscar la que mejor se adapte a nuestras necesidades y, en fechas importantes, estar atentos a ofertas especiales que puedan sacar las operadoras.

Algunos trucos que puedes utilizar:

  • Considera cambiar de prepago a tarifas de contrato, que se pagan al mes. Si viajas a menudo, el coste mensual de la línea puede ser compensado por tarifas de roaming más baratas.
  • Algunos operadores ofrecen tarifas reducidas para llamadas en roaming, así que considera el cambiarte a alguna de esas tarifas si se reduce el coste total de las llamadas mientras necesitas roaming.
  • Pide que las llamadas entrantes sean desviadas a tu buzón de voz (o al de alguien en tu país) y no consultes el buzón de voz mientras sigas en el extranjero.
  • Contempla la posibilidad de enviar correos electrónicos desde cibercafés o centros de acceso Wi-Fi.
  • Asegurate si merece la pena usar cabinas telefónicas locales.
  • Reemplaza la tarjeta SIM nacional de tu celular con una tarjeta SIM local que puedes comprar en el país que visites, o incluso comprarla en tu país antes de partir.
  • Considera comprar o alquilar un teléfono móvil diferente cuando llegues a tu destino.

Navegador de artículos